Orden de Malta, la orden más antigua del mundo

La antigua Orden de Malta, conocida actualmente con el pomposo nombre de Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, Rodas y Malta, comenzó su andadura como una orden religiosa en el siglo XI de nuestra era en Jerusalén. Fundada por los comerciantes de la pequeña comunidad de Amalfi (situada en la costa del sur italiano), esta orden tenía como objetivo primordial la atención de los peregrinos que acudían a la ciudad, independientemente de cual fuera su religión, siendo la primera orden que fundó un hospital en Tierra Santa. Con el paso del tiempo y el gran auge adquirido por las Cruzadas, se fue convirtiendo de forma paulatina en una orden militar.

A pesar de entrenarse duramente para defender sus edificaciones, la Orden se vio obligada a trasladarse hasta la cercana isla de Chipre. Es allí, donde a partir del siglo XIII comienza a desarrollar una potente flota, que se integrará en algunas de las batallas navales más importantes de la época.

Orden Malta

Llegada de la Orden a Malta

Tras dos siglos en la isla de Rodas, la Orden se establece de forma definitiva en la isla de Malta en el siglo XVI gracias al Emperador Carlos V, el cual les cedió las islas a cambio de un curioso tributo: en el envío anual de halcón maltés que estuviera perfectamente adiestrado para practicar el nombre arte de la cetrería.

Afincada en el Fuerte de San Ángel de la actual ciudad de Birgu, la Orden de Malta intentó ayudar desde su privilegiada posición a que los hombres enviados por el Imperio Otomano no tuvieran éxito en su empresa de conquistar por completo el Continente Europeo ni cortar por completo las rutas comerciales que traían a Europa, cosas tan preciadas para los ricos potentados o los monarcas, como las especias. Es precisamente en este tipo de contexto en el que tuvo lugar el Sitio de Malta de 1565, en el que un pequeño grupo de soldados de la Orden consiguieron plantar batalla a los otomanos con la ayuda de un contingente de tropas españolas.

No será la última ocasión en la que la Orden se vio las caras contra el Imperio Otomano, ya que además de en pequeñas escaramuzas, se implicaron completamente en la batalla naval más importante de la Edad Moderna: la Batalla de Lepanto.

Derrotados sus más directos enemigos, la Orden decide emplear sus recursos en embellecer Malta, construyendo para tal fin toda una serie de iglesias, jardines, nuevas fortificaciones, reparación de las antiguas…etc. Incluso, como si quisieran recordarle al mundo el lugar de donde procede, mandan construir un hospital, que se convertirá con el paso del tiempo en uno de los mejores de la época.

Orden de Malta

Sin grandes batallas a las que acudir, la Orden de Malta pudo llevar una vida más o menos relajada hasta que a finales del siglo XVIII, Napoleón Bonaparte sitio las islas. Una situación a la que los monjes-soldados no pudieron hacer frente, ya que en sus reglas se especifica que no pueden luchar contra ejércitos cristianos.

Alejados de su sede principal, la Orden dejó atrás su carácter militar, dedicándose únicamente a la labor de asistencia de enfermos. Un papel, que fueron desarrollando por diferentes ciudades italianas, hasta que finalmente tomaron la decisión de afincarse en la ciudad de Roma a mediados de los años treinta del siglo XIX.

Malta, un país lleno de Historia

Seguramente, si en estos momentos te pidieran que situaras en un mapa a Malta, es bastante probable que fueras incapaz de hacerlo correctamente e incluso te confundieras con alguna de las otras islas que pueblan el Mediterráneo. ¿Dónde se encuentra situada Malta exactamente? Al sur de la isla italiana de Sicilia (esa la que la Península Itálica parece estar dándole una patada)

Malta

¿Qué tiene de atractivo Malta?

Una riqueza cultural increíble, ya que tanto en la isla principal, como en las secundarias podemos encontrar restos arqueológicos que se remontan hasta la Prehistoria. Unos yacimientos y estructuras de los primeros pobladores de las islas, que los modernos malteses se han encargado de preservar como el gran tesoro que son.

Allá donde el viajero posa su mirada, el paisaje y las estructuras del glorioso pasado de las islas, ofrecen una especular simbiosis que es imposible de olvidar. Una fusión a la que indudablemente ayuda, el impactante colorido de las rocas utilizadas para las diferentes edificaciones de este pequeño archipiélago, las cuales son de un color miel tan intenso, que rivalizan con el fulgor de los rayos del propio sol.

¿Cuántas islas forman lo que generalmente se conoce como Malta?

Aunque casi todo el mundo piensa que Malta, está formada por una sola isla, lo cierto es que este pequeño país está compuesto por tres islas: Malta, en la que se encuentra la ciudad que ejerce la capitalidad del país (La Valeta), Gozo y el pequeño islote de Comino.

Tres islas, que para el visitante moderno constituyen uno de los mejores museos al aire libre de Europa. ¿Qué hace que sean tan especiales? Que conservan in situ, como por ejemplo en la isla de Malta, algunos de los templos megalíticos más antiguos de la Vieja Europa. Pero, no es este su único atractivo, ya que gracias a su privilegiada posición, han sido muchos los personajes que han arribado a sus costas.

Malta

Cosas que se pueden ver en Malta

Además de los impresionantes templos megalíticos, existen un sinfín de interesantes lugares y actividades que podemos realizar durante nuestro viaje en Malta.

*Si te interesa la Historia, pero la Prehistoria no es un período que te encante, podrás seguir los pasos en la isla principal de la orden militar más antigua del mundo, la Orden de Malta. Una hermandad que se encargó de defender la isla de los embates de las tropas musulmanas, la cual acogió durante algunos años a uno de los pintores más importantes del Barroco italiano, Michelangelo Merisi, más conocido como Caravaggio.

*¿Te apasionan los deportes acuáticos? Entonces estás en el lugar indicado, ya que las costas de Malta son ideales para disfrutar el submarinismo, durante la práctica totalidad del año,en sus cristalinas aguas y sus fantásticos arrecifes de coral.

*Y si lo que a ti verdaderamente te interesa es poder relajarte lejos del mundanal ruido, te encantará saber que Malta cuenta con lugares tan atractivos para los amantes de la naturaleza como el parque natural Il-Majjistral, las reservas naturales de Ghadira, Buskett (la cual se caracteriza por tener en su interior uno de los pocos bosques que existen la isla principal) y la impresionante Gruta Azul, una cadena de cuevas marinas creadas por la erosión en la que la luz del sol penetra, creando toda una serie de reflejos, que crean en el agua una gran variedad de tonos azules.